Billy The Kid, el bandido que se convirtió en mito

Inicio » CURIOSIDADES » Billy The Kid, el bandido que se convirtió en mito

Billy The Kid, uno de los bandidos más famosos de la historia, nació un 23 de Noviembre de 1859 y falleció un 15 de Julio de 1881.

Este joven que acabó siendo una leyenda al convertirse en forajido y fue apodado el «Robin Hood del lejano oeste», falleció con solo 22 años en los brazos de su amante mexicana luego de ser asesinado por la espalda, a traición, por el Sheriff Pat Garrett.

El gran amor de Kid le dijo a Pat Garret una frase que pasó a la posteridad y nutrió el mito del bandido: «ni siquiera tuviste el coraje de tirarle de frente«.

William McCarthy, luego conocido como Billy The Kid, nació en la ciudad de Nueva York, sin embargo, luego se trasladó junto a su madre a Silver City, localidad ubicada en el territorio de Nuevo México, donde inició su carrera de pistolero.

A Kid lo detuvieron por primera vez a los 15 años por robar comida.

Según la leyenda, liquidó por lo menos 21 personas, aunque no se hizo tan famoso por sus asesinatos sino por la personalidad y características de sus atracos.

 La corta vida de Billy The Kid estuvo situada en el contexto de la expansión territorial de los Estados Unidos hacia el Oeste.

En la frontera con México tenía más peso la ley del revólver que la de la palabra escrita.

Así mismo, en el año 1875 hubo una guerra entre los barones del ganado del condado de Lincoln, en la cual Billy The Kid se terminó convirtiendo en protagonista.

Al principio, Billy luchó para la facción de L.G. Murphy y J.J. Dolan, que estaba asociada a los corruptos políticos de la zona, especialmente al sheriff William Brady.

Sin embargo, poco tiempo después, Billy conoció a John Tunstall, un ranchero de origen inglés, a quien consideró como el hombre más caballeroso y educado de todo Nuevo México.

El problema es que éste pertenecía al bando enemigo de Murphy y Dolan, sin embargo, Billy The Kid no dio ninguna importancia

Aun así, Tunstall no vivió mucho tiempo ya que la gente de Brady lo mató a sangre fría durante una disputa de ganado. 

Cuando Billy The Kid se enteró del hecho, juró venganza y se determinó a acabar con todos los asesinos de su jefe.

Con el objetivo de liquidar al sheriff Brady llevó a cabo la siguiente emboscada: recortó agujeros en una pared de adobe, como para dispararle a su víctima sin que pudieran verlo.

Así mismo, cuando el policía salió a caminar por las polvorientas calles del pueblo de Lincoln, cayó muerto.

Billy The Kid se escapa de prisión

En el año 1879, Billy The Kid se disculpó con el gobernador Wallace por sus andanzas.

Wallace había llegado al territorio por orden del entonces presidente Rutherford Hayes, para restaurar la paz en la guerra de los barones del ganado.

El funcionario aceptó la propuesta del bandido, pero dijo que antes tenía que ser enjuiciado por la muerte de Brady.

Como el pistolero no quería tirar la toalla, para no quedar como un cobarde, convino con el gobernador un arresto falso, en el que hasta hubo tiros.

Sin embargo, el perdón no llegaba y Billy The Kid terminó por cansarse: entonces se escapó y en la fuga mató a dos policías.

El final de Kid

El Sheriff Garrett sin duda ya conocía a Billy, había tenido noticias suyas en los tiempos de la banda de Murphy y Dolan.

Entonces, Garrett se propuso encontrar a Billy mientras dormía y en el medio de la noche, sintió un ruido de caballos bufando.

Billy salió de la habitación y entró en la casa de un amigo, preguntando en castellano: «¿Quién es, quién está allí?». Se encontró con la pistola de su asesino y se convirtió en leyenda.

También existen otras versiones, según cuentan su final habría sido en un duelo, también afirman que no murió en esa fecha sino muchos años más después. 

De hecho su tumba da a entender que vivió 91 años, sin embargo la creencia popular es que murió a los 22 años.

Les recomendamos Young Guns, la mejor adaptación del pistolero y que ustedes saquen sus propias conclusiones

Comparte esto...

Autor: Cesar Augusto

Soy fotógrafo profesional y artista polifacético, me apasiona el intercambio cultural, los idiomas y las nuevas ideas. El mundo se mantiene girando y en constante cambio, no podemos evitar el curso del río, solamente colocar los troncos en el lugar correcto y eso es lo que hacemos al contar la realidad actual, las conclusiones finales...a usted le pertenecen.