Los escándalos que hicieron de Madonna: La Reina del Pop.

Inicio » CURIOSIDADES » Los escándalos que hicieron de Madonna: La Reina del Pop.

Ninguna diva pop-rock fue capaz de hacerle sombra a Madonna

Louise Veronica Ciccone (Bay City, Míchigan, 1958) ha sido la reina absoluta del Pop global. Desde Cindy Lauper hasta Lady Gaga, ninguna diva pop-rock fue capaz de hacerle sombra, más bien se han conformado con recibir su aprobación. En parte, gracias al documental En la cama con Madonna, que cumplió treinta años desde su exitoso estreno mundial. Recaudó 29 millones de dólares, convirtiéndose en el documental más rentable de la historia hasta ese momento. Se mantuvo en esa primera posición hasta 2001.

La novia desatada:

En 1984 se celebró la primera edición de los MTV Video Music Awards y lo hizo a lo grande. Vestida de novia, con liga en el muslo incluida y un cinturón con las palabras ‘Boy Toy’ interpretó su éxito Like A Virgin. Semejante espectáculo dinamitó las mentes más conservadoras de Estados Unidos, que pusieron el grito en el cielo y la acusaron de pervertida, depravada y otras lindezas por el estilo, además de promover el sexo antes del matrimonio.

Papá, no te enfades.

Una adolescente le explica a su progenitor que se ha quedado embarazada y le pide comprensión en la letra de Papa Don’t Preach, canción incluida en su disco True Blue (1986). Causó un gran revuelo, especialmente en los grupos pro-vida y en las altas esferas de la iglesia católica. De hecho, ahí comenzó su turbulenta relación con el papa Juan Pablo II, concretamente cuando en las pantallas de los conciertos de su gira Who’s That Girl World Tour en 1987, la imagen del pontífice se proyectaba intercalada con mensajes a favor del sexo seguro.

Los cinco millones de Pepsi.

En 1989 la marca de refrescos firmó un contrato con Madonna para que protagonizase un anuncio (la estrategia les había funcionado antes con Michael Jackson y Whitney Houston) titulado Make a wish (pide un deseo) con nueva canción Like a Prayer. Tantas fueron las quejas de las asociaciones cristianas estadounidenses que la marca rompió su relación comercial con la artista, aunque ella se quedó con los 5 millones y la fama mundial (se calcula que 250 millones de personas en el mundo vieron el anuncio el primer día de emisión).

Justify my love

En este videoclip las imágenes sexuales eran todavía más atrevidas y mostraban desnudos, relaciones homosexuales o escenas de sadomasoquismo. La MTV y otras cadenas musicales no pudieron resistir la presión y lo censuraron por ser demasiado explícito. Madonna acudió al programa Nightline de la ABC para reivindicar su trabajo aunque, en realidad, toda la polémica ayudó a que las ventas se disparasen.

Madonna: Sex, el colmo de la provocación.

En 1992 llegaron el disco Erótica y el libro Sex, ambos con unos títulos que no dejaban lugar a dudas. En videoclip de la canción que da nombre al disco se suceden imágenes de todo tipo de relaciones y fantasías sexuales como tríos, orgías o BDSM, entre otras. La reacción de público y crítica fue tan exacerbada que, tiempo después, Madonna declaró que llegó a pensar que su carrera terminaría con ese trabajo.

Su amistad con los Papas de Roma.

Después de proyectar su cara en las pantallas de sus conciertos en el Who’s That Girl World Tour de 1987, Madonna volvió a encontrarse con el rechazo de Juan Pablo II en el Blonde Ambition Tour, quien llegó a describirlo como “auténtica desgracia”. El pontífice intentó prohibir el espectáculo en el país y, de hecho, la excomulgó.

Jean Paul Gaultier, su diseñador de confianza.

Madonna ha llevado muchos estilismos a lo largo de sus 35 años de carrera, pero pocos la representan tanto como los corsés de Jean Paul Gaultier. Paradójicamente, uno de los trajes más recordados del binomio fue el mono de látex con los pechos al descubierto que llevó en el show benéfico organizado por Gaultier para recaudar dinero para la lucha contra el SIDA al que asistieron más de 6.000 personas en 1992. Recaudaron 750.000 dólares

El vídeo de denuncia contra la guerra de Irak.

Caracterizada como el Che Guevara en la portada, en el vídeo con el que la artista quiso presentar el álbum se veía un desfile de moda en el que los modelos llevaban máscaras de gas o tenían miembros amputados. Aunque el clip ya se había visto a nivel internacional, Madonna canceló su estreno en Estados Unidos y colgó un comunicado en su web en el que explicaba que se había rodado antes del inicio de la guerra y que no consideraba apropiado sacarlo en ese momento.

Los besos con Britney y Christina.

Año 2003, entrega de los MTV Music Awards. Britney Spears y Christina Aguilera salen al escenario cantando Like a Virgin. cuando van a terminar la canción, la Ciccone las besa en la boca antes de dar paso a Missy Elliot, que se incorpora al espectáculo rapeando. De su actuación prácticamente ni se habló, porque todo quedó en la boca de las tres primeras.

El lío de las adopciones.

En 2006 se acusó a la cantante de utilizar su fama para acelerar el proceso de adopción de un niño en Malawi, ya que no había cumplido el plazo de residencia mínima en el país requerido para obtener el permiso para adoptar. Tres años después, volvió a tener problemas con la adopción de su hija Mercy James, ya que la familia biológica denunció que les habían engañado en la firma de los papeles.

La furia de Marine Lepen.

En 2012, durante su gira MDNA, proyectó la imagen de la política francesa Marine Lepen con una cruz gamada dibujada en la frente, precediendo a una fotografía de un hombre muy parecido a Hitler. Lepen no se lo tomó nada bien así que la denunció y Madonna cambió la esvástica por un signo de interrogación en los siguientes conciertos.

Con el pecho al descubierto Literalmente.

En su concierto de Estambul de 2012, durante la canción Human Nature, Madonna se quitó la tela que cubría su pecho izquierdo dejándolo al desnudo durante un breve espacio de tiempo.

El discurso anti-Trump.

Dejando claras de nuevo sus convicciones políticas, la cantante expresó que estaba indignada y enfadada y que incluso había pensado en volar la Casa Blanca, pero que sabía que no serviría de nada y que apostaba por el amor y no por la muerte. La CIA amenazó con tomar en serio el tema de los explosivos en la residencia presidencial, su música fue vetada en una radio de Texas y el magnate rubio la llamó “asquerosa”.

La edad no es un límite.

A principios de 2018, Madonna publicó una foto en su cuenta de Instagram en la que no sale especialmente favorecida: sin maquillaje, tomada desde abajo y con un pecho al descubierto (con el pezón tapado con un tachón de rotulador). El retrato dista bastante de los habituales en una diva como ella, pero la provocación siempre ha sido su motor y que una mujer de 60 años publique una selfie así en sus redes sociales lo es.

El parking de Lisboa.

La reina del pop ha instalado su residencia en la capital de Portugal, en un edificio del siglo XVIII llamado Palacio Ramalhete y que hasta hace poco funcionaba como un hotel. Los lisboetas se pusieron en pie de guerra cuando se enteraron de que Madonna no estaba pagando nada por un terreno que el consistorio le había dejado para aparcar su flota de 15 coches.

Vía: vozpopuli.com

Vía: smoda.elpais.com

Comparte esto...

Autor: Oscar Murat

Licenciado en Letras. Investigador y documentalista. Productor audiovisual. Cinéfilo empedernido. Apasionado del cine Latinoamericano. Youtuber principiante. Co creador del Podcast “Territorio Cine”.

Deja una respuesta