Una Mirada a la Prostitución.

Y sus distintas variantes.

Inicio » CULTURA » Una Mirada a la Prostitución.

Es común decir, que la prostitución es el oficio mas antiguo del mundo. Pero ¿qué entendemos por prostitución?

La prostitución es entendida como la práctica de mantener relaciones sexuales a cambio de dinero u otros beneficios económicos y se atribuye primordialmente a la mujer, sin embargo. existen hombres que la practican.

Un poco de historia.

Una de las formas de prostitución mas antiguas es la prostitución sagrada, que se practicó originalmente en Sumeria, la civilización mas antigua de la que tengamos conocimiento.

La prostitución el oficio más antiguo del mundo Foto-Hispanidad

Desde el siglo XVIII A.C. en Mesopotamia, se reconocía la necesidad de proteger los derechos de las prostitutas.

Ellas también tienen derechos. Foto-Cadena SER

Ahora bien, existe otro significado que es mas corto en su formulación, pero mas amplio en su alcance y señala que la prostitución se limita a venderse por dinero, lo que no tiene nada que ver con la contra prestación que recibe un trabajador a cambio de su labor.

Esto se trata de vender tu dignidad, tus principios. No es que la persona que ejerce la prostitución utilice su cuerpo para lograr un beneficio, igual lo hace el obrero al usar sus músculos para cargar unos sacos o el intelectual al recibir un pago por lo que escribe. Se trata de la simulación que entraña el acto sexual rentado, el conflicto entre mis principios y valores y lo que hago.

Lo que se vende, no es el acto sexual así como no lo es el acto de escribir, lo que se vende es nuestro amor propio, nuestro respecto. Con base a esa teoría, pensamos que la prostitución no solo se circunscribe a los que realizan el sexo por dinero.

El Congreso de EEUU, aquí se compra y se vende todo. Foto-Venezuela al día

También se prostituyen los políticos que se venden al mejor postor, un ejemplo de ello lo representa el gran prostíbulo político que es el Congreso de los EEUU, en él, los lobistas gastan grandes fortunas para comprar las decisiones de Senadores y Representantes, ya que esto es una cuestión de intereses y sobre todo de «bisnes«. Lo mismo pasa con el escritor que vende su pluma al mejor postor sin importar lo que escribe.

Venderse paga bien, solo depende de donde y como hacerlo.

Igualmente le pasa al el banquero, quien a sabiendas de que el dinero que recibe es producto de la corrupción o el narcotráfico, voltea para otro lado y extiende la mano. También lo hacen los jefes de gobierno que se enriquecen vendiéndose a los grandes consorcios y entregando los recursos de su país, lo mismo vale para el periodista o mas bien el palangrista que falsea la noticia por unos dólares más.

En este mercado de oferta y demanda, donde todo se compra y se vende, estamos en riesgo de prostituirnos, ya sea que vendamos nuestro cuerpo o nuestros principios y valores.

El palangrista, otra manera de prostituirse. Foto-Ciudad Valencia

Así que deberíamos ser mas respetuosos y comprensivos, con esas personas que ejercen el oficio de cara al mundo, mientras otros lo hacen amparados en la oscuridad.

No se trata de avalarlo o condenarlo, si no de verlo en su justa dimensión.

Comparte esto...

Autor: Cesar Jaramillo

He pasado la vida tratando de entender de qué se trata el misterio... ¿De dónde venimos, qué somos y adónde vamos? Hoy quiero compartir este maravilloso viaje con todos ustedes.